Historia del Mandala triangular:

La Creación de un mandala es una Meditación que nos conecta con nuestra propia esencia 
Nos permite expandir la conciencia y mejorar la comunicación con el Mundo. Su minucioso Trabajo Desarrolla la paciencia y la constancia de una manera progresiva y segura, Despertando los Sentidos, mostrándonos aspectos propios que eran desconocidos 
A medida que se avanza en la creación o Meditación Sobre nuestro mandala Comienza un escuchar La voz de la intuición, la capacidad de curarnos física y psiquicamente, desarrollamos la auto aceptación de forma natural e intuitiva.
Quien realiza o medita sobre un mandala , emprende un viaje en el cual descubre que cada parte del mandala forma parte de un TODO, Que Cada parte del universo forma parte de un@ mism@, descubriendo una forma una integración y equilibrio.

Según Carl Gustav Jung "Mis mandalas eran criptogramas concernientes al estado de sí mismo que se me presentaban de nuevo cada día. En ellos vi al yo, es decir, a todo mi ser, activamente trabajando. Por supuesto, al principio no pude entenderlos más que de forma vaga; Pero me parecían muy significativas, y las guardaba como perlas preciosas. Tenía la clara sensación de que eran algo central, y con el tiempo adquirí a través de ellos una concepción viva del yo. El yo, pensé, era como la mónada que soy, y que es mi mundo. El mandala representa esta mónada, y corresponde a la naturaleza microcósmica de la psique..."

En el próximo tutorial colgaremos plantillas de repaso y nuevas técnicas de dibujo y pintura aqui...en arte y reciclame

La Venus:

La Venus:
pastel sobre lienzo blanqueado